domingo, 15 de noviembre de 2009

Acercamiento a la Administración Educativa

bibliografia anotada 7

Dr . Pedro Venegas J iménez (2001)
Acercamiento a la Administración Educativa

La administración educativa puede ser analizada desde dos grandes puntos de vista, ambos de fundamental importancia:

Administración educativa “formal”: basada en leyes, reglamentos y documentos que orientan hacia la toma de decisiones bajo directrices previamente establecidas. Administracióneducativa” informal”: tiene como centro al ser humano en su diario vivir dentro de la organización en que labora.


La administración participa de los conceptos educativos, dándose así una administración educativa que tiene sus relaciones inmersas en el turbulento campo de la sociedad, economía, cultura, política y otras ramas como antropología, sociología, epistemología, paradigmas o modelos, estructuras,sistemas, procesos y otras áreas de desarrollo.

Con base en diversos estudios que tratan de analizar la administración como tal y la administración educativa en particular, el autor conceptualiza laadministración de la educación como la ciencia y arte que busca el logro de políticas, objetivos y propósitos educativos mediante el desarrollo de instituciones y programas que fomentan la adquisición de conocimientos, actitudes y valores humanos, sustentados en el currículo institucional,comunitario o regional, nacional y universal.

En otros términos, la administración educativa debe participar en la formación integral del ser humano al administrar el currículo requerido en el tiempo y en el espacio. De ahí que la administración educativa participa en el desarrollo holístico del individuo mediante la administración de conocimientos, actitudes y valores que requiere el ser humano en su formación. Estos elementos deben ser planificados, organizados, dirigidos y evaluados, con participación de todos los sujetos e instancias involucradas en el proceso.

No obstante, para llegar a la concepción moderna de la administración educativa, se debe superar el enfoque tradicionalista de la administración educativa que nos caracteriza. En tal sentido se ha afirmado que en todos los países latinoamericanos se aplican las fases oprocesos de la administración clásica en la administración educativa y escolar: se dirige, planifica, coordina, supervisacontrola y evalúa. Sin embargo, dichas fases o procesos se plican bajo las concepciones que nos han heredado las ciencias administrativistas, lo que ha provocado un sesgo del verdadero sentido y alcance de lo que significa administrar lo educativo.

Aunque se hacen esfuerzos para superar las estructuras verticales y los conceptos tradicionales de administración educativa, todavíano se precisan profundos cambios transformacionales. (Meza, 1999, p. 320) La misma autora también ha hecho énfasis en que en América latina

... los modelos de administración educativa están influenciados fuertemente por elementos teóricos y prácticos del modelo tradicional o tecnocrático que se deriva de las ciencias administrativas, el cual se caracteriza por la utilización de estructuras centralizadas y unidireccionales, guiada por principios burocráticos y por aplicación de conceptos de la administración clásica; todo ello mediado por un orden legal que garantiza la observancia de las normas y reglas de los individuos que forman parte del sistema administración educativa (Meza, 1999, p.320)

La información anterior se sustenta en varias evidencias: (Venegas, 2000, P. 15)

los Ministerios de Educación han organizado su estructura operativa bajo organigramas fuertemente jerarquizados la planificación educativa y curricular ha sido asumida por las más altas autoridades de los ministerios, dejando a los gobiernos locales el rol de ejecutores y consumidores de currículo el conjunto de leyes educativas tienen un contenido normativo sesgado hacia lo jurídico administrativo, dejando en un segundo plano la esencia y la especificidad del quehacer educativo en los distintos niveles y modalidades del sector educación los programas y planes de estudio están orientados a desarrollar y evaluar materias y asignaturas por objetivos en detrimento del desarrollo y evaluación de procesos educativos la estructura del currículo por materias y no por unidades interdisciplinarias o bloque temáticos.

Este tipo de administración educativa fundamentada en un enfoque tradicional se identifica con la administración general de hace un siglo, cuando, precisamente, surge este movimiento administrativo representado por Frederick Taylor y Henry Fayol. Es un tipo de administración donde el ser humano es un mero recurso para lograr la productividad, de manera que el salario es el elemento clave como factor de plenitud y satisfacción laboral y personal. No vale, pues, la persona como ser humano, con necesidades, aspiraciones, y condiciones específicas propias de su naturaleza. La concepción tradicional de la administración parte del principio de que unos pocos piensan y muchos ejecutan lo que aquellos piensan.
Se da, así, una orientación autoritaria y de obediencia, desde una perspectiva verticalista que se representa gráficamente mediante un organigrama donde los aspectos formales son prioritarios sobre cualquier otro tipo de relación entre la organización y el individuo. La eficiencia y productividad son los ejes sobre los que descansa el ser y sentido organizacional. Ante esta situación realista de la educación y la administración educativa, Rodríguez (1999), refiriéndose al caso venezolano, ha afirmado que “los supervisores educativos no han recibido una formación adecuada para realizar la tarea de un buen gerente en educación, a pesar de que se han implementado diversas estrategias para su capacitación y actualización, pero los esfuerzos hasta ahora realizados no cumplen las expectativas” (p. 59).

Es por ello que, conscientes de los cambios constantes y rápidos que se han producido en otros campos de la sociedad moderna, se hace imprescindible que “ante los cambios e innovaciones que se presentan en los distintos campos del saber, la educación debe adaptarse y sus conductores prepararse para realizar y enfrentar adecuadamente estas innovaciones a las necesidades del proceso educativo, despertar ante el reto de la innovación, asumir responsabilidades y tomar una actitud críticareflexiva de cambio”. (Rodríguez, 1999, p. 60)

Surge, de esta manera, la necesidad de una dimensión moderna de la administración educativa que permita atender las reales necesidades de la educación ante una sociedad con características tan particulares en el inicio de un siglo nuevo, el siglo XXI.

Esta nueva conceptualización de la administración educativa se sustenta en el ser humano como elemento indispensable dentro de la organización, de manera que todos podemos y debemos participar como miembros de ella, desde la planificación institucional hasta la toma de decisiones correspondientes en cada nivel. El carácter informal de la administración educativa toma auge, a partir de las relaciones entre todos los miembros componentes de una institución. Se trata de una relación entre personas, la cual no depende únicamente de la relación sobre asuntos de trabajo, sino más bien de la armonía entre miembros de una organización educativa que posee planes a largo plazo y que pretende que todos los miembros permanezcan en ella durante muchos años

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada